LA REALIDAD VIRTUAL Y LA EDUCACIÓN

LA REALIDAD VIRTUAL Y LA EDUCACIÓN

Hace solo algunas décadas, la realidad virtual solo se podría considerar como ficción. ¿Cómo podríamos imaginarnos que un día esta y otras tecnologías serían parte de nuestra vida cotidiana?

Esto se debe a que la manera de enseñar no ha evolucionado tanto cómo la ha hecho la tecnología. Sin embargo, esto es algo que con los últimos acontecimientos está comenzando a cambiar.

¿Pero qué es la realidad virtual?

La realidad virtual es una interfaz que por medio de la utilización de la tecnología crea un ambiente virtual. Con efectos visuales, sonoros y táctiles son creadas simulaciones de la realidad para hacerle creer al usuario que realmente está en un ambiente inexistente. Al inicio esta tecnología solamente era aplicada en los videojuegos, pero cada vez se descubren nuevas posibilidades de uso. Una de ellas: la educación. ¿Cómo se puede aplicar la realidad virtual a la educación? ¿A qué niño no le gustan los video juegos? Si es que los hay, deben ser muy pocos. A pueden a través de la tecnología los niños se transportan, y a pesar de lo que muchos dicen, desarrollan su imaginación, creatividad y aprenden. Se divierten en un ambiente innovador y descubren muchas posibilidades. ¿Acaso los niños no aprenden rápidamente la dinámica de los videojuegos? Desarrollan estrategias sin saber qué lo están haciendo y pueden pasar mucho tiempo entretenidos de esta forma. ¿Cómo entonces la educación tradicional puede competir con la tecnología? Parece una competencia desleal. Por un lado, un mundo lleno de posibilidades y por el otro, algo que podría resultar monótono. Sin embargo, la tecnología y la educación no necesitan estar de lados opuestos. Pueden trabajar juntos, con el mismo objetivo y cuando esto sea así, ¿te imaginas todo lo que se puede ganar? Ejemplos de los diferentes usos y aplicaciones de la realidad virtual en la educación pueden ser los siguientes: Viajar y explorar sin límites Con la realidad virtual es posible hacer una excursión hasta Machu Picchu, visitar las pirámides de Egipto o hacer un paseo por el Louvre. Incluso podemos ir más allá, como explorar la superficie lunar, o visitar una estación espacial. Lo que hoy en día se enseña en teoría, la tecnología nos puede permitir hacerlo de forma más práctica y en algunos casos más segura. Así, el aprendizaje pasa a ser más vivencial y duradero, sin que sea una tarea aburrida y cansada. Viajar en el tiempo

¿Y qué tal aprender la historia transportándonos en ella?

Gracias a la realidad virtual esto también podría ser posible. En lugar de ver un video sobre la caída del muro de Berlín, ¿qué tal presenciarla?, algunos han jugado Assassins Creed, que nos involucra en diferentes épocas, si está tecnología se u=liza de forma adecuada, podríamos verificar descubrimientos históricos o momentos importantes en la historia de la humanidad, qué al parecer una experiencia, terminaría generando un mayor aprendizaje en los alumnos. Explorar el cuerpo humano “Pasear por dentro del cuerpo humano” debe ser una experiencia inolvidable. ¿Existe mejor forma de entender la forma en que funciona nuestro cuerpo? Generar empatía e inculcar valores Transportarnos a una realidad totalmente diferente, puede permitirnos otro tipo de percepción de aquello que vemos en los noticieros. Las noticias nos muestran la crisis de los refugiados, por ejemplo. Pero presenciarla con ayuda de la realidad virtual, puede ser una experiencia necesaria para humanizarnos más y buscar una sociedad más justa.

¿Qué ventajas puede traer esta tecnología para el aprendizaje?

Esta tecnología puede traer una gran can=dad de ventajas para todas las etapas de la educación, desde primaria hasta capacitación especializada. Aprendizaje más rápido y para toda la vida Vivir una experiencia puede facilitar el aprendizaje para cualquier alumno, además de ayudar a fijar mejor un contenido. Mejor desarrollo de las actividades prácticas Para muchos estudiantes que concluyen sus estudios universitarios, colocar en práctica todo lo que han aprendido puede ser una tarea difícil. Pero si ya experimentaron parte de esas rutinas en la realidad virtual este proceso será mucho más sencillo. Mejor evaluación de habilidades La simulación de una situación verdadera es la mejor forma de evaluar la capacidad de lidiar con un problema real, esto considerando que a través de la realidad virtual se puede hacer una simulación y registrar la actitud del estudiante, como la precisión para ejecutar la tarea y el tiempo que demora. Mayor inclusión Gracias a la realidad virtual personas con algún tipo de discapacidad, que muchas veces son excluidas en el sistema educativo tradicional, pueden incorporarse y desarrollarse a través de la tecnología. Personas con alguna limitación física o intelectual pueden aprender junto con cualquier otro alumno con capacidades plenas.

¡Tú decides, pero disfrútalo!

Profesor Marco Antonio Arriaga Hernández.

Departamento Tecnológico

Me amarro las agujetas y desarrollo mi motricidad fina

Me amarro las agujetas y desarrollo mi motricidad fina

Me amarro las agujetas y desarrollo mi motricidad fina La motricidad fina es la habilidad que permite realizar actividades que requieren una mayor precisión, es decir, todas aquellas actividades en las que necesitamos un control de nuestras manos, nuestros dedos o de nuestros pies. Si realizamos con los pequeños, actividades que nos ayuden a desarrollarla, será para ellos más fácil incluso hacer tareas en clase o en casa sin ayuda.

La sugerencia es que aprovechando las cajas de cartón que desechemos, estambre de cualquier color o agujetas de zapatos, realicemos dibujos que requieran que el pequeño pase por agujeros hechos por un adulto, el material que hayan elegido. En el caso de utilizar por ejemplo el dibujo del zapato, estamos a la vez trabajando la motricidad fina y aprendiendo a amarrar las agujetas. Son actividades que podemos trabajar en familia y que, sin duda, serán muy positivas en el desarrollo de los pequeños. Un buen tip podría ser armar un portafolio de evidencias, donde vayan anexando las fotos de cada actividad realizada y que puedan ver en familia, para darse cuenta de todo lo que han aprendido juntos en cuarentena. Puede ser un libro físico o virtual para ayudar al medio ambiente.