¿QUE TANTO HABLA MI PEQUEÑO? DESARROLLO DEL LENGUAJE

¿QUE TANTO HABLA MI PEQUEÑO? DESARROLLO DEL LENGUAJE

El lenguaje infantil es un proceso que está estrechamente relacionado con el desarrollo total del niño. Pero ¿Cómo sabemos si mi hijo o hija está desarrollando adecuadamente el lenguaje? Hay pautas de desarrollo que son “esperadas” en la mayoría de los niños, puede ser que en algunos sea un poco más tarde o más temprano que observemos dichas pautas. Tomemos como referencia las siguientes: • 18 A 24 MESES Entre los 18 y 24 meses, la mayoría de los niños cuentan con un vocabulario mayor a 50 palabras, combinando de 2 a 3 palabras en una frase, da inicio al habla “sintáctica”; es decir, el niño comienza a articular palabras en frases y oraciones simples. “Zapato papá” “Sopa silla” • 2 A 3 AÑOS Hacia los dos años el niño posee un vocabulario aproximado de 300 palabras. En sus expresiones suele observarse que comienza a utilizar los pronombres personales “Yo” y “Tú” y el posesivo “Mi” y “Mío”. Sus frases expresan intención y acción: “hace lo que dice y dice lo que hace”. 

En esta edad surge la función simbólica en el niño. Con la capacidad simbólica, sus gestos y sus expresiones verbales comienzan a referirse cada vez con mayor frecuencia a realidades más abstractas, haciéndose más dominante en el lenguaje. • 4 A 5 AÑOS El niño empieza a utilizar los pronombre en el siguiente orden: Yo, Tú, Él, Ella, Nosotros-as, Ustedes; contando con un vocabulario de 1,500 palabras y a los cinco años, 2,300 palabras aproximadamente. Entre los 4 ó 5 años, el niño suele estar capacitado para responder a preguntas de comprensión referentes al comportamiento social aprendido, dado que su lenguaje ya se extiende más allá de lo inmediato. Esto se debe a la capacidad simbólica del niño y, como tal, puede evocar y representar mentalmente las cosas, acciones y situaciones, trascendiendo la realidad y el presente. • 6 A 7 AÑOS • El niño manifiesta una madurez neuropsicológica para el aprendizaje y un lenguaje cada vez más abstracto. Debido al “dominio” del lenguaje el niño puede percibir distintas unidades lingüísticas dentro de una lectura o discurso, percibiéndolo como un todo. El niño supera también el período egocéntrico y su pensamiento se torna lógico-concreto. Ahora es capaz de tomar en cuenta los comentarios y críticas de los demás con respecto a su persona, lo cual no ocurría en edades anteriores. Esta capacidad de descentración hace que el niño tome conciencia de sí mismo, asumiendo un auto concepto y una autoimagen adecuada o inadecuada, lo que influirá en su adaptación y desarrollo de personalidad. Si bien, todos los pequeños tienen un desarrollo diferente, es necesario que observemos los logros que van alcanzando. ¿Tienes dudas sobre cómo avanza tu pequeño? 

Tips para llevar con éxito el Home Office

Tips para llevar con éxito el Home Office

Hacer home office no es lo peor que te pueda pasar en el mundo; de hecho, es una práctica cada vez más usual en varios empleos, que ayuda a disminuir emisiones contaminantes, a aprovechar mejor el tiempo y las energías de las personas, y a reducir gastos de oficina.  

Quitémonos los prejuicios. Trabajar en casa no significa hacer menos o hacer más de lo qué haces cuando estás en una oficina. Al contrario, significa hacer exactamente lo mismo pero aprovechando mejor los recursos.

1.- Elige un espacio 

Elige el espacio de tu hogar para trabajar. Busca, en la medida de tus posibilidades, que esté ordenado, que tenga iluminación, que sea cómodo, que motive tu creatividad y, lo más importante, que te permita concentrarte. 

Busca que el espacio que elijas tenga buena señal de internet y de teléfono móvil para que no necesites moverte constantemente. 

2.- Músicas y silencios

Esto depende mucho de tus niveles de concentración. Algunas personas se distraen fácilmente y les funciona el silencio total, al menos mientras redactan o revisan algún documento. Si la música te hace sentir acompañad@, puede funcionar que pongas música sin letra o algún sonido que te transmita tranquilidad y armonía. 

3.- Horarios

Tener horarios de trabajo y de descanso es fundamental. Trabajar en casa no quiere decir que estás disponible las 24 horas del día para responder correos, llamadas o mensajes del trabajo. Tampoco quiere decir que, porque estás en tu hogar, vas a trabajar en un proyecto desde que sale el sol hasta que se mete.

Define horarios para empezar a trabajar. También define periodos de descanso para tomar un desayuno, comer o sólo tomar un respiro. Es fundamental que establezcas y comuniques un horario límite para terminar tus actividades. 

Para revisar si este horario es suficiente, también plantéate metas de trabajo. Si las consigues en el tiempo programado, vas por buen camino; si no lo consigues, intenta extender una hora tus horarios de trabajo pero sin sobrepasar las ocho horas diarias y sin eliminar tus periodos de descanso. 

4.- Agua y comida

Asegúrate de tener cerca de ti una jarra de agua y tu taza de café abastecidas para mantener tu cuerpo hidratado. También busca fruta o una pequeña porción de botanas por si te da hambre, especialmente aquellas que te den energía.

5.- Fuera distractores

Identifica todos esos elementos que te causan distracciones y elimínalos de tu vista. ¿Una vez que se prende la televisión no puedes dejar de verla? ¿Pláticas demasiado con las personas a tu alrededor? ¿Una vez que tomas el celular no puedes soltarlo?

Cada quien conoce sus límites. Se honest@ contigo mism@ y aléjate de esos factores que te impiden trabajar.

6.- Hazlo disfrutable 

Aunque se requiere cierta disciplina y nuevos hábitos, no conviertas tu nuevo espacio de trabajo en un lugar que odies. Al contrario, toma esta oportunidad para crear en tu hogar un espacio ideal para que surjan a borbotones las ideas. 

Puedes decorar ese espacio a tu gusto, con cosas bonitas que detonen tu creatividad y te den placer de sólo verlas: cuadros, cojines, colores, fotografías, mensajes; también puedes hacer aromaterapia o poner sonidos relajantes o música que te haga sentir bien. A veces, sólo se necesita una silla confortable, una mesa en una altura adecuada y un buen café.

Profesor Marco Antonio Arriaga Hernández.

Departamento Tecnologico